La ciudad entre letras: Tijuanenses de Federico Campbell

Linotipia

Foto por Andrea Latham

La ciudad entre letras: Tijuanenses de Federico Campbell.

null

Tijuana es un espectador, un alebrije mecánico autosuficiente que se construye a través de él mismo. Celosa y perfeta, la ciudad utópica es retratada por los múltiples hijos pródigos, que siempre regresan. Bajo el sello literario, la evocación del misticismo contrapone a lo real y para Federico Campbell (1941), era suficiente lo fantásticamente cotidiano para moldear un libro que plasmara el mito. El conjunto de cuentos que se compilan en su libro Tijuanenses de 1989 son, a mi parecer, el precedente de una literatura fronteriza que se reformaría constantemente hasta tomar la forma actual.

Antes de comentar la obra, parece acertado remontarse a la definición de “literatura fronteriza” que a diferencia de sus concepciones, no tiene nada de fantástico. Incluso resulta problemático intentar delimitar la construcción de esta literatura. Por eso, tomando en cuenta que la frontera es…

Ver la entrada original 873 palabras más

Anuncios

Sobre la poesía de ciencia ficción en Hispanoamérica

Linotipia

Por Andrea Latham

Sobre la poesía de ciencia ficción en Hispanoamérica

En algún lugar del sistema solar, entre las lunas, los astronautas, marcianos y las estrellas que se tocan con las manos, se construyó la ahora casi desconocida poesía de ciencia ficción. Presumo su desconocimiento con desdén, poco se conoce en la cultura popular de su existencia, su importancia y la necesidad de continuar con la tradición lírica que implica. Es sencillo encontrar textos narrativos bajo la premisa de uno de los géneros más importantes del siglo XX, extraordinarias novelas, cuentos y minificciones conforman casi en su totalidad el espectro visible, la poesía por otra parte, es el trasfondo ignorado de algo que a logrado superar lo que parecería ser inferior ante las posibilidades textuales. Un poema, se piensa, jamás podría plasmar lo mismo que una novela, ni siquiera sería capaz de acercarse a esa construcción, y no tendría porqué…

Ver la entrada original 856 palabras más

Dialéctica de ojos de María Ferreiro

Linotipia

Por Andrea Latham


Dialéctica de ojos
de María Ferreiro: El poema que se transforma en mirada.

La poesía es un martillo feroz, un tercer ojo deslumbrado, una mano firme sobre la hoja de papel en blanco. Lo que algunos buscan a través de la meditación, yo lo encuentro en el verso escrito, en la palabra recitada, en la metáfora precisa, que construye ante mí un mundo nunca antes visto o explorado. La novela jamás podría edificar, como el acto poético, un puente hacia el alma. El amor o la ira no son para mí lo mismo que para cualquier otro, no veo yo igual la desgracia o el miedo, mucho menos contemplo de la misma forma la reconstrucción, la destrucción o lo que significa el desprendimiento, pero la poesía sí, el poeta sí, el verso traza el camino, descifra la maraña de sentimientos, los simplifica hasta convertirlos en palabras. Lo…

Ver la entrada original 1.078 palabras más

Cuentos para viajeros

Linotipia

Por Andrea Latham

Brevísima conversación sobre Tijuana y los Cuentos para viajeros de Saturno Editorial.

La ciudad y el lector se reconstruyen unilateralmente, mediante un proceso lento y conciso que busca retomar lo que podría considerarse perdido. En una ciudad híbrida como lo es Tijuana, no es sorpresivo que el lector busque lo que apela a su realidad, lo que para él es novedoso y significativo, como en la mayoría de los casos, ha intentado hacer lo literario. Muchos podrían discrepar ante la mención de un “nuevo cuento tijuanense”, incluso sería osado de mi parte marcar un antes y un después en la narrativa que se produce de manera local. Por eso no me atreveré a hacerlo, pero sí reconoceré lo que implica en el formato editorial la continuidad de una literatura tijuanense.
Tijuana es un exponente importante en la producción de literatura fronteriza, muchos escritores se han paseado por…

Ver la entrada original 811 palabras más

Dos crímenes de Jorge Ibargüengoitia: La importancia de retratar al mexicano.

Linotipia

Fotografía: Joy Laville
Por Andrea Latham
@sobrelnopal

La importancia de retratar al mexicano

“…Destacan la crítica social, el humor negro, el contexto histórico, social y político que se manejan y de manera certera retratan, como siempre lo hace el autor, la realidad más cruda de una sociedad…”

El siglo XX se convirtió en un periodo sobresaliente para la literatura mexicana y los escritores de la época tuvieron la gran responsabilidad de diseñar una nueva identidad literaria. Desde Alfonso Reyes hasta Mariano Azuela, y entre la amistad de Salvador Novo y Xavier Villaurrutia, el mar de letras trajo consigo a grandes escritores, entre ellos Jorge Ibargüengoitia (1928-1983), quien se encargó de retratar situaciones sociales variadas bajo la premisa del realismo.

Hombre del Post-Boom, Ibargüengoitia no pertenecía al círculo de los aclamados en donde se encontraban nombres como el de Carlos Fuentes, en realidad, la crítica era severa con el guanajuatense, sus…

Ver la entrada original 760 palabras más

“Aquí todos sobrevivimos”

                                                    CRÓNICA PERIODÍSTICA

Alí, ha cambiado su nombre a Juan. Le parece más conveniente para la situación en la que se encuentra. Tiene 22 años, no lleva bigote y está rapado. Su lugar durante el día es una silla azul junto al semáforo del restaurante San Marcos. Usa un pantalón de mezclilla desgastado, pero una camisa blanquísima. Tal vez porque la presentación es fundamental para que las personas compren sus productos; paletas de cajeta, trapos amarillos para limpiar el auto y en ocasiones naranjas, conforman la mercancía que carga entre los autos.

El hombre de origen haitiano es uno de los tantos migrantes que en los últimos años, se han instalado en México con el sueño de conseguir refugio político o Visas de trabajo en Estados Unidos. Alí, tenía 20 años cuando llegó a Baja California y 21 cuando decidió presentarse ante las personas como Juan. Quería ahorrarse los comentarios racistas que siempre se le presentan.

Estudiaba administración de empresas en Quisqueya University, con la convicción de convertirse en el propietario de un pequeño negocio familiar. Ahora, sus manos callosas reflejan la necesidad de trabajar para comer. Regresa a su lugar cuando el semáforo cambia de color y permite, a los pocos automóviles continuar con su camino. Una gran sonrisa, intenta ocultar la decepción que solo se refleja en sus ojos al no haber vendido nada aún. Hoy, es un día nublado, entonces, no ha necesitado usar el sombrero café que permanece atado a la silla, pero si un cubre bocas blanco, para enfrentarse a los vientos secos que nunca antes había experimentado.

Sin papeles oficiales para laborar en el país, no le quedan muchas opciones de trabajo. Su sueño de cruzar la frontera, ha desaparecido a estas alturas. Me ofrece un taco de queso fresco en tortilla de maíz, asegura que ese es el mejor manjar. Lo acompaña de una Coca-Cola fría. En su merecido descanso, platica sobre su necesidad de establecerse definitivamente en el país. “Yo pensé que sería mucho más sencillo, pero nunca es fácil dejar tu hogar” cuenta con la voz entrecortada, no se trajo a nadie y le manda dinero a su madre ocasionalmente. Casi siempre 10 dólares, cada dos meses.

Intenta ser fuerte, se le nota. Le pido una foto que después de varios minutos, rechaza. Asegura que no es fotogénico, pero su tono denota desconfianza. No quiere que nadie conozca su estado migratorio. Oculta su acento, usando expresiones mexicanas y cuando se levanta de la silla azul para continuar con su trabajo, me mira antes de cruzar la calle, una sonrisa se coloca en su boca y dice, “No se preocupe muchacha, aquí todos sobrevivimos, nos cuesta un chingo…pero lo hacemos”

El año de la poesía

Me encuentro en lo que ahora me gusta llamar el principio, después de darle muchas vueltas a la idea en mi cabeza, he decidido que aquí es en donde inicia una nueva etapa, este blog es la prueba de eso, la poesía, que ya revolotea en mi cabeza y construye su hogar entre mis dedos va a tomar por completo mi vida.

El 2017 fue un año de cambios, con la publicación independiente de mi primer libro Flor de Nopal y su  presentación oficial en la Feria del Libro de Ensenada, así como la negociación para venderlo con una librería local, sin contar los Slams de Poesía, las variadas invitaciones para leer en cafeterías y los eventos que siempre trae la universidad, todo esto me ha puesto a pensar: ¿Quiero hacerlo por el resto de mi vida?
Y la respuesta es un absoluto sí. La oportunidad de compartir mis poemas, de llegar con los brazos extendidos ante un publico, demostrando que aún queda mucho por decir es incomparable. Nunca quiero perder la oportunidad de continuar.

Este es el año de la poesía y ella lo sabe. 2018 hasta ahora, ya trae consigo un viaje a otro Estado, con todos los gatos pagado, una aparición en el programa de radio más importantes de la ciudad y, algunas publicaciones en revistas de literatura nacionales. La lista seguirá aumentando, me emociona, crea dentro de mi una ilusión difícil de explicar. Este es el año de la poesía.